Tratamiento de suelos de madera con aceite-cera 

Material utilizado desde tiempos ancestrales, la madera sirve para múltiples usos, uno de ellos la construcción,. Aporta a nuestro hábitat su cálida presencia…no hay nada como andar descalzo sobre un suelo de madera a poro abierto…piel con piel que es lo que ocurre cuando tratamos un suelo de madera maciza con aceite y cera.

Este acabado aporta además gran presencia y elegancia a un suelo , que se convertirá así en la pieza decorativa más espectacular de la estancia. El tratamiento aceite-cera realza la veta, el color y la textura de la madera y aporta un acabado satinado sedoso que no se parece al de ningún otro tratamiento.

Ideal tanto para una decoración moderna , minimalista, estilo nórdico, clásica o rústica.

El aceite-cera es un material totalmente ecológico elaborado a base de aceite de linaza, aceite de tung y secativos a base de cortezas de cítricos que son además de inocuos, muy aromáticos. Estos aceites tienen unas moléculas muy pequeñas, lo que permite que penetren en profundidad dentro de la fibra de la madera, protegiéndola y nutriéndola desde dentro y sin crear una capa por encima.

La cera es una mezcla de cera de abeja y  carnauba que aporta resistencia al desgaste y un acabado satinado sedoso. Además tienen la facultad de poder ser pulidas para realzar el acabado de la superficie a mano (o mejor a pié) y más habitualmente a máquina. Esta curiosa capacidad del acabado a la cera, hace que en el día a día, el paso de nuestros pies sobre el suelo contribuya a mantener la superficie naturalmente pulida sin esfuerzo. Al contrario que en un suelo barnizado cuya capa de barniz  se va desgastando con la pisada hasta que se deteriora, un suelo encerado queda más pulido cuanto más pasamos nuestros pies sobre él, siempre que el calzado no esté húmedo ni sucio de arena o tierra.

La madera maciza es un bien escaso en un planeta de recursos limitados. Proveniente de un ser vivo que en casos excepcionales a cumplido cientos de años y en la mayoría de los casos con al menos varias décadas de vida. Es además un material noble y continúa vivo y aún cortada, nos sigue cuidando y protegiendo.

La madera es beneficiosa para nuestra salud, siempre que tenga el poro abierto esto es que no esté barnizada, se encarga de regular la humedad atmosférica absorbiéndola cuando es excesiva y  aportando la humedad retenida cuando el ambiente es muy seco.

Al contrario que las superficies plastificadas , el PH ácido de la madera impide que las bacterias se propaguen, previniendo enfermedades como por ejemplo la gastroenteritis.

El acabado a la cera es además antiestático y antideslizante.

Es por todo eso y por el gran aporte decorativo en cuanto a belleza, presencia, tacto, olor, vista que tiene esta madera, nos gustaría tratar tu suelo con todo el cariño, la nutrición, transpirabilidad y respeto que ofrecen los tratamientos al aceite-cera.

Consultar Ficha de mantenimiento


Aceite-cera: Tratamientos de  suelos de madera