Suelos de barro cocido

No existe un material mas idóneo para reflejar el talento mediterráneo que el barro cocido. Siendo los pavimentos mas utilizados hasta el siglo XIX, representan la transición entre el ladrillo y el esmalte vidriado actual, que si bien ofrece mucha mayor resistencia al desgaste, carece de otras características del barro cocido como son su cálido aspecto artesanal y su capacidad de regulación atmosférica, ya que a través de su poro abierto regula la humedad ambiental, aportando una atmósfera placentera y saludable a nuestras habitaciones

Sin embargo esta misma propiedad porosa le confiere cierta permeabilidad a las manchas y por es por ello que conviene tratarlo con un producto que respete su estructura porosa al tiempo que la protege de los líquidos y la suciedad

El aceite para suelos de barro cocido que utilizamos es además un producto respetuoso con el medio ambiente, basado en la química natural y por ello no contamina tampoco nuestro hábitat particular

Decapado o limpieza, neutralizado de álcalis, aceitado, encerado y pulido junto al mantenimiento, son las claves para el perfecto estado de un suelo de barro natural

Siguiendo estos pasos tenemos suelo para toda la vida. Natural, sano, cómodo, poro abierto, agradable y duradero


Suelos de barro cocido: tratamientos